Ventas Mayoristas - Hacé Click para obtener mas Informacion

Mi carrito (0)

Los Beneficios de la Cama Montessori

La metodología Montessori no es sólo poner una cama de moda que queda muy Pinterest. Se trata de una filosofía de crianza en la que la premisa principal es otorgar a los niños la completa libertad de aprender y desarrollarse por sí solos, y para esto hay que adaptar el mundo a ellos, y no adaptarles a ellos al mundo de los adultos.

Si creemos firmemente en este valor, es lógico que nos cuestionemos si queremos una cuna con barrotes, ya que están diseñadas para que el adulto pueda estar tranquilo de que el bebé no se va a mover de ahí. Pero ojo, no vas a ser ni mejor ni peor padre por poner una cuna con barrotes o una cama en el suelo. Es importante que consideren si ustedes como padres, se van a sentir cómodos con ello, y tener en cuenta que la crianza es mucho (muchísimo) más que la elección de una cama. En serio, olvidate de las modas y sé coherente contigo/a mismo/a.

Dado que las camas Montessori están pensadas para favorecer la autonomía infantil, su diseño debe ir evolucionando según la etapa de desarrollo del niño. Como regla general, se recomienda empezar a usarlas a partir del cuarto mes de vida, si bien algunos padres deciden usarlas antes, recurriendo a una colchoneta pequeña que sirve para que el bebé duerma durante el día.

Cuando el bebé comience a gatear, podrá tener su primera cama Montessori. De hecho, en esta etapa es cuando más aprovecharán tener una cama a ras del suelo. Hay diseños que tienen una cómoda apertura a un costado para que el bebé pueda acostarse y levantarse cuando lo desee.

Cuando el niño sea capaz de caminar con soltura y haya crecido un poco, podrás colocar una cama un poco más elevada, pero siempre debe permitirle subir y bajar solo. Obviamente, a medida que vaya creciendo, la cama también podrá hacerlo.

Cada pequeño es diferente, por lo que es importante encontrar la cama que se adapte a su personalidad y necesidades. Las camas inspiradas en los principios de la educación Montessori son más bajas, por lo que el colchón prácticamente se coloca al nivel del suelo. Sus beneficios son múltiples, en comparación con las camas de diseño convencional.

  1. Estimulan la autonomía e independencia. Estas camas no solo están adaptadas al tamaño de los niños sino también a su nivel de desarrollo. Permiten que el niño adquiera una mayor autonomía desde una edad temprana, facilitándole que descubra su entorno, ya que puede subir y bajar cuando lo desee. Además, el hecho de poder acostarse cuando tenga sueño facilita la toma de decisiones autónomas.
  2. Son seguras. Dado que las camas Montessori se encuentran prácticamente al nivel del suelo, no existe la posibilidad de que el pequeño se caiga y lastime. Además, al eliminar los típicos barrotes de las cunas, también desaparece el riesgo de que el bebé se quede atrapado entre ellos.
  3. Fomentan el aprendizaje. Las cunas infantiles limitan la libertad de movimiento de los bebés, quienes deben quedarse en ellas hasta que lleguen los padres a sacarlos. La experiencia de estar “encerrados” no suele ser muy agradable para algunos pequeños. Las camas Montessori, al contrario, les brindan la libertad de moverse por la habitación y descubrir su entorno, sin la ayuda de los adultos, de manera que fomentan el aprendizaje autónomo.

Podés encontrar éste tipo de camas haciendo click en el siguiente LINK




Mi carrito